La maquinaria

Dicen que la edad te cambia, que te transforma. El envoltorio, desde luego. De pie estoy frente al espejo y aunque me sigo reconociendo, no cabe duda alguna. Todas las facciones afinadas; los músculos, más relajados de la cuenta. La piel con sus heridas de guerra. Las benditas arrugas, las que suben o bajan a compás de las emociones. En fin, el tiempo haciendo su trabajo.

Pero, si cierro los ojos, siento a la que sus propios sueños la convierten en diamantino, como el tren de engranaje del calibre de un buen reloj. Y ahí me aferro alejándome hasta de mi propia sombra, porque prefiero seguir moviéndome hacia delante que penar. Con mi mente, la que no caduca, la que un día parará a la par que mi consciencia. La que se activó cuando mi vida se puso en marcha. La misma que nace y muere.

Soldevillaa


Calibre fotografiado, en el taller de Le Sentier de la firma Bvlgari, a través de un microscopio. Una reacción curiosa que me regaló esta imagen de cuento.
@soldevillaa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s