La maquinaria

Dicen que la edad te cambia, que te transforma. El envoltorio, desde luego. De pie estoy frente al espejo y aunque me sigo reconociendo, no cabe duda alguna. Todas las facciones afinadas; los músculos, más relajados de la cuenta. La piel con sus heridas de guerra. Las benditas arrugas, las que suben o bajan a [...]