El día siguiente

Quedaron a tomar una copa por dos motivos: por la copa en sí y por la necesidad de volverse a sentir. Y sentados el uno junto al otro, se contaron más historias de las debidas al usar el lenguaje de la mirada, el que deshace las hechuras. Revivieron la pasión desparramada la mañana anterior y, [...]