Mi media luna

No sé por qué me enamora esta fotografía, quizás cuando termine este breve relato encuentre la razón. Hasta incluso puede que parezca este análisis sobre ella fatuo por mi parte, al ser yo la autora. Sin duda, no habrá sido esa mi intención.

Es que, cuando hago fotografías, le doy un inmenso valor a la conexión que en ese momento se produce entre lo que quiero ver y lo que mi pequeña cámara capta de dicha intención. Me creo la conexión que entablo con ella, con este pequeño artefacto rojo.

Es más que notorio que estoy aprendiendo y que mi cámara también es que se aplica, lo mejor que puede, dentro de mi control y de su capacidad. Sí, de mi control, porque juego con ella sin disparar en automático. Y es que, en el viaje donde tomé esta foto, por fin me dediqué a ser valiente en el uso de ella, y aunque disparé muchas veces para no encontrar ni de lejos lo que yo veía con mis ojos claramente, hubo ocasiones donde sentí que se produjo la magia.

Como en ella, porque veo la magia en esta fotografía.

Puedo percibir exactamente la luz que allí me estremeció.  El increíble momento en el que el viento se olvidó de ser viento para ser un perfecto reflejo de la realidad que allí habita. Hasta pienso en la posibilidad de que todos los seres, que en aquel lugar y en ese momento estuvieran, fuera que se quedaran en suspense para no estropear la quietud que relata mi retrato.

Me supera cómo me provoca esa media luna que pintó tan dulce sonrisa en mi rostro. Y es que te veo y me veo en ti.

A.

 

DSCN3692

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s