Feria de Sevilla, 2017

Este año, la Feria de Sevilla ha sido emotiva. Sentía, como dicen por aquí. De esas en las que los sentimientos se te cuelan como si fueran madejas de lana. Hilos por ovillar, que no te entrecorten los suspiros.

Contenida en mi vestío, sin otro afán que el de acostar el día y de vuelta a la caseta a por el mantón que me quitara el frío de la noche, el baile quiso enredarme para deshacerme los nudos. Porque los líos se quitan con otros, como la mancha de la mora.

Me moví en la primera marcando mi sitio. En la segunda, acuné al amor que me pertenece, al mío propio.
Con la tercera, zapateé la rabia que no me correspondía. Bailada la cuarta, hasta el traje se despegó de mis hechuras libre ya de ataduras.

Camino de casa, los volantes mecían de nuevo los sueños de antes. Con la sonrisa pintada, con porte marcaba el ritmo en los pasos de vuelta. Mi compás, que no el de otros.

Soldevillaa


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s